martes, 9 de marzo de 2010

Crónicas literarias de viajeros

Visto por ahí
por Hernán



carcarañá

en la espalda de santa fe
los alguaciles
llenaron el parabrisas
de polvo dorado

escribieron
del otro lado del vidrio
con palabras que ya había visto antes
en la boca de alguien

decían:
“podés perder las manos
en la neblina
pero no podés llevar
un puñado de neblina a casa” .


carlos paz I

los perros
se rascan a un lado
y otro de la ruta

los autos son una especie
implicada
extinguible.

de “nortes” (edición del autor / 1997)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


tu boca entra en cuadro

tu boca
entra en cuadro
y la fruta
que se parte a nuestros pies
se parte

córdoba volviéndose cielo
en un amanecer
de lamparitas azules
en el patio

o

los barrios alrededor de tu ombligo

en el aire
no hay nada para mí
como vos .

de “trenes hacia afuera” (colección orbital nº11 / 2001)


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

la edad de salida

paros
es una isla griega
del tamaño de la capital federal

a ella le arrancaron el mármol
con el que se construyó el partenón

hay un solo cementerio en paros
y en él a cada sepultura
le corresponde un árbol
y a cada lápida
un nombre y la edad de salida
grabados

en paros los nacimientos
se pierden en el tiempo .



lo eléctrico

cordeles de agua
donde vive dios
allá abajo en mendiolaza

un rosario de claveles del aire
conduce lo eléctrico
hacia unquillo .


de “el día látero” (edición del autor / 2003)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

iruya

en esta cima
adonde uno se siente hormiga
pongo mis ojos a la altura del hombre
y leo los rezos adolescentes
llenos de yesicas y teamos y marianas

vuelvo a los cerros
que son otros a cada pestañeo
y escucho mis pasos:

abajo en lo oscuro del almacén
las monedas se vuelven chicles
y a la pregunta ¿de cuáles?
responden los changuitos a coro:
¡de los simpsons!

afuera perros tan flacos
que al pasar una camioneta
chuzean de sentados no más

escucho mis pasos
y un cuajo naranja cae
corazón abajo
hondo
hacia el lugar adonde las cosas
no tienen nombre
donde las cosas son
sin necesidad de palabras .


de “que esta palabra te encuentre” (edición del autor / 2008)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


cerros

piedras amasadas
por las manos del viento
y el horno del agua

pega bruta la luz
en el nervio
carne al músculo
que envuelve el hueso

ella crece en el ojo del cerro
durmiendo su lomo
le come la raza
lo vuelve ceniza

miro estos cerros
que nos miran
y nos veo .



graneros de la poma

esto que entra
a chorros por mis ojos
y me agua la sangre:
huellas de manos en graneros incaicos

un frágil gesto feroz
hecho hace 600 años

cuando el extrañamiento de los kilmes
a manos del espanyol
brotó de las cabezas indias
una idea mayor:
hacer acopio de granos
hasta que llegue un tiempo mejor

tiempo que nunca llegó
y los granos se fueron
como agua entre los dedos .


inéditos (2008)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


“movimientos”

en ischigualasto
- provincia de san juan -
hay un sector llamado "cancha de bochas"

en el medio de una nada
llena de cosas cuyos nombres
ya nadie dice:
negras bochas quietas
más oscuras aún
en el golpe de su forma
contra el derredor

materia orgánica
atrajo partículas
de materia inorgánica afín
(en el ensordecedor
silencio negro de la tierra)
(el peso del cielo
sobre su hombros)

así los carozos y las semillas
crecieron en diámetro
sus corazones inflamados
por el derredor

dicen que el tiempo
- nadie lo vio
pero todos vimos sus huellas -

decía que el tiempo
o la tierra que dormida
gira boca abajo o arriba
empujó esas bochas a la superficie

es el mismo movimiento
que forma los recuerdos .


de “ahora” (azione artigianale 031 / 2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada